exfoliacion corporal

La exfoliación corporal

El ser humano ha recurrido, a lo largo de la historia, a todo 
tipo de métodos y productos para conseguir una piel más suave y más fina. (Los animales también recurren a todo tipo de métodos para despojar a su piel de las rugosidades y descamaciones que la alteran, producen picores, etc). Conscientes de esta necesidad los laboratorios de cosmética han centrado su investigación en conseguir productos corporales más efectivos y confortables cada vez, para limpiar y tonificar el cuerpo. El resultado han sido las cremas y geles exfoliantes, que están a tanta distancia del primitivo método de frotamiento con piedra pómez como puede estarlo un computador de un ábaco.

LA PIEL DEL CUERPO

Los fenómenos que determinan los procesos de deterioro y envejecimiento de las células cutáneas, en las zonas menos expuestas a la acción de los agentes externos, se manifiestan en alteraciones de la estructura de la piel, que son fundamentalmente distintas a las que se verifican en las zonas cutáneas más expuestas como, por ejemplo, las zonas del rostro y cuello.

La piel del cuerpo sufre un proceso de envejecimiento totalmente distinto, no llega a arrugarse pero sí a tener menos elasticidad, se aja y pierde plasticidad, tiende progresivamente a relajarse haciéndose menos lisa y suave y, con el paso del tiempo, aparecen zonas de hiperpigmentación superficial en forma de manchas.

En las pieles más jóvenes la constante regeneración celular produce descamación y sequedad que se acumula sobre la piel y es necesario eliminar.

LA EXFOLIACIÓN

La exfoliación es un fenómeno de regeneración celular totalmente natural. A cada instante, la dermis produce células nuevas, piel nueva. Se regenera asegurando su renovación permanente. También están permanentemente  muriendo las células que han envejecido y se eliminan naturalmente, quedando depositadas junto a las impurezas, sobre la epidermis. Estas células producen descamación y si no se eliminan impiden la buena regeneración de la epidermis y la penetración de los productos que se puedan aplicar sobre la piel.

La exfoliación es simplemente una limpieza profunda que se realiza con suavidad y que proporciona con múltiples beneficios. Por una parte convierte la limpieza corporal en un auténtico tratamiento cosmético; por otra, realiza esta limpieza corporal en profundidad; al aplicar los productos exfoliantes mediante un ligero masaje se previene el envejecimiento cutáneo activando la circulación; desintoxica naturalmente la epidermis estimulando los diferentes procesos de eliminación de las células muertas y otras impurezas. Al eliminar la capa de células muertas e impurezas depositadas sobre la piel también permite una mejor oxigenación de las células y proporciona inmediatamente una piel suave y transparente